El “canto” de una pirámide maya

A una determinada distancia de la pirámide dando una palmada mirando hacia ella se genera un eco muy extraño, llamativamente parecido al canto del colorido quetzal, el ave sagrada de esta extinta civilización americana los mayas “diseñaron” ese rebote sonoro, a partir de la forma de la pirámide, para imitar los alaridos de los animales y los humanos que eran sacrificados en el santuario como ofrenda a los dioses…

¿El canto de quetzal?
A principios de este año, el californiano David Lubman, un experto en acústica, visitó la zona de Chichén Itzá. Y al igual que los demás turistas, quedó fascinado por el eco que producía la pirámide ante un aplauso, o un golpe. Pero dio un paso más allá: Lubman observó cuidadosamente la estructura del enorme monumento, y grabó los extraños sonidos. Sea lo que fuere, quería descifrar la mecánica del fenómeno. Y tenía una corazonada. Ya en su casa, el investigador se puso a analizar detenidamente los llamativos ecos. Al poco tiempo, se dio cuenta de que esos sonidos eran muy parecidos al canto de una de las aves que había conocido en su viaje a México: el quetzal, nada menos que el pájaro sagrado de los mayas. La corazonada de Lubman parecía estar bien encaminada.

Podéis leer la historia completa en pagina12.com.ar

Fuente: pagina12.com.ar * begam84 (youtube)

Alguno apunta que el sonido se asemejaría más a un águila, pero sea como fuere no deja de ser curioso.

Fascina como esas civilizaciones que muchos piensan menos avanzadas podían tener un dominio bastante alto de la astronomía como para decir ciertas cosas que a simple vista sería imposible. A eso parece que también hay que sumarle otro tipo de artes como la acústica y la forma de edificar como para conseguir eso.

¿O quizás simplemente sea todo una mera casualidad?

 

Artículos Recomendados

Leave a Reply

Be the First to Comment!

wpDiscuz
A %d blogueros les gusta esto: