Ventana de visualización en la EEI (ISS) dañada por un meteorito

Todo el mundo sabe lo doloroso que es el que se forme un astillamiento en el parabrisas de su coche por algo que choca contra él. Pero en la Tierra por lo general es bastante fácil llamar a alguien para repararlo.

La NASA está evaluando actualmente un punto similar de daño en una de las ventanas de visualización en la Estación Espacial Internacional para ver si necesita ser reemplazada.

El ex visitante de la NASA Nick Patrick dentro de la cúpula

El astillamiento que dejó una cicatriz visible en el panel exterior fue causada por un pequeño meteorito o chatarra de los escombros espaciales que viajan muchas veces más rápido que una bala. Chocó contra uno de los siete paneles de la cúpula de fabricación europea de la estación orbital – el equivalente espacial de un invernadero.

Este impacto en particular no se piensa que ponga a los seis astronautas de a bordo en algún tipo de peligro. Pero es un recordatorio de que el espacio es un lugar peligroso.
Un obturador de protección se cierra rápidamente sobre la ventana dañada, que tiene cuatro capas de vidrio. El cristal exterior de la cúpula, que fue puesto en órbita por el transbordador espacial Endeavour en febrero de 2010, sólo se puede reemplazar con una caminata espacial.

La NASA está monitoreando las órbitas de las miles de grandes piezas de basura espacial que dejan las colisiones de satélites y pruebas en el espacio. Sin embargo, los fragmentos más pequeños, además de fragmentos de meteoritos naturales que vuelan por el espacio son un peligro constante.

El experto en desechos espaciales el Dr. Lucy Rogers dijo a Sen: “El espacio está lleno de pequeños trozos de escombros – tanto del hombre como naturales. Se estima que hay cientos de miles de piezas de desechos espaciales, más pequeños que una cereza, que viajan a velocidades de hasta 17.500 km/h. Si una pieza de escombros de tamaño similar hubiese golpeado a un astronauta en una caminata espacial, las consecuencias podrían haber sido fatales.”

“La estación espacial está protegida de varias formas de los daños por parte de estas piezas de escombros. Las ventanas de la cúpula de la ISS están hechas de sílice fundido y vidrio de borosilicato y, por tanto son mucho más resistentes que las ventanas normales en la Tierra. Sin embargo, un pequeño trozo de basura espacial aún puede causar un astillamiento, del mismo modo que un parabrisas de un automóvil se astilla si es golpeado por una piedra pequeña en la autopista.

Fuente y autor: senthetruthbehindthescenes.org

 

Artículos Recomendados

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: