Mercurio está lleno de agujeros

El planeta Mercurio está lleno de agujeros, según revelan fotografías capturadas por la sonda MESSENGER de la NASA. Las formaciones no se parecen a nada que se haya observado hasta ahora en el sistema solar.

Se trata de depresiones irregulares estilo queso suizo, que están adentro de los cráteres que cubren el planeta. Las formaciones son “amplias tanto en latitud como longitud”, dijo el científico del laboratorio de física aplicada de la John Hopkins University David Blewett, co-autor del estudio que será publicado próximamente en la revista Science.

Bautizadas como “huecos”, las formaciones pueden extenderse desde decenas de metros a un par de kilómetros de ancho, mientras que los cráteres que los contienen tienen diámetros de decenas de kilómetros. Los huecos se observaron agrupados en los muros, el suelo y las orillas de los cráteres. Muchos de ellos parecen ser lisos en el fondo y tener materiales altamente reflejantes.

Aunque se creía que Mercurio era un planeta geológicamente muerto, con pocos cambios en su superficie en los últimos mil millones de años, “estos huecos se ven frescos”, señaló Blewett, agregando que “creo que hay una buena posibilidad de que estén activos hoy”.

Los investigadores creen que una opción es que los huecos se hayan formado en el pasado volcánico del planeta, aunque la zona que se observa tiene pocas probabilidades de haber tenido actividad volcánica anteriormente. También, los huecos se ven frescos porque no han sido deformados por impactos de meteoritos posteriores.

Por otro lado, las formaciones en Mercurio tienen cierta similitud a hoyos que se han visto en los hielos polares de Marte, en zonas que de hecho se conocen como “terreno de queso suizo”. Las depresiones marcianas, sin embargo, se producen a medida que el hielo de dioxido de carbono se sublima (pasa directo de sólido a gas) durante los cambios de estación. Así, es posible que algún tipo de sublimación esté ocurriendo en Mercurio, aunque sobre roca sólida y no hielo, lo que lo haría un proceso muy particular.

Los científicos plantean que quizás materiales como el azufre en la superficie se vaporizan cuando son expuestos a fuertes vientos solares – como Mercurio no tiene atmósfera, es golpeado directamente por estos fenómenos. O quizás simplemente por el alto calor dada la cercanía con el sol, algunos minerales “hierven”.

No se sabe de qué están hechas las rocas en Mercurio, algo que intentará descubrir la sonda MESSENGER. El descubrimiento de los huecos podría cambiar la visión que existe sobre este pequeño planeta, por mucho tiempo considerado un pedazo de roca tostado debido a su cercanía con el sol. Quizás tiene más cosas sorprendentes que mostrarnos.

 

Artículos Recomendados

Leave a Reply