La antigua Antártida fue una selva tropical

Un reciente descubrimiento de unos huesos de tortuga en la isla Seymour de la Antártida ha hecho predecir a los científicos que el continente era una vez una selva exuberante. llena de una gran variedad de vida animal.

En la época del Eoceno, que duró alrededor de entre los 56 a 34 millones de años, la Antártida estaba conectada a Nueva Guinea y Australia, la formación de los últimos vestigios del supercontinente sur Gondwana. El hecho de que la Antártida estuviese conectada por tierra con estas grandes regiones ayudó a aislarla de otras  corrientes oceánicas frías, lo que permitió al continente sustentar una selva tropical habitada por tortugas y marsupiales, incluso, que también se han descubierto en la isla Seymour.

El descubrimiento es difícil ponerlo en perspectiva cuando ahora nos damos cuenta de que sólo 8 pulgadas de lluvia se producen cada año en el desierto más grande del mundo, que es famoso por el hielo y los pingüinos, no por árboles y criaturas de sangre fría.

Los huesos de tortuga descubiertos recientemente se remontan a casi 45 millones de años y fueron descubiertos en la isla Seymour. Sólo algunos huesos de una o dos tortugas se han descubierto, sin embargo, son los primeros de su tipo en la región.

Fuente: dailygalaxy

 

Artículos Recomendados

Leave a Reply